Traducción Jurídica

Traducción Jurídica
La historia del Derecho en cada país ha generado una terminología jurídica muy específica y diferente en cada idioma. Traducir contratos, escrituras, demandas, testamentos o leyes exige conocer en profundidad la legislación del país de destino, para adaptar el original a las construcciones lingüísticas propias del ordenamiento jurídico de cada territorio. La adaptación de las figuras jurídicas entre el ordenamiento jurídico de un idioma y otro es clave para dotar de sentido el texto de destino de la traducción. La precisión y adaptación en este ámbito no es solo una cuestión de rigor o respeto por el oficio de la traducción, sino una responsabilidad, debido al uso oficial que suelen tener los textos jurídicos.